Mantener limpios y en buen estado vuestros retenedores post ortodoncia es igual de importante que mantener una buen rutina de higiene bucodental; para ello:
· Utiliza siempre agua fría.
· Sujeta tu retenedor de forma correcta, de lo contrario podría romperse.
· Sécalo muy bien antes de guardarlo.